Llámanos al 966 106 307
Contacta: Envianos un email

Ledilux Iluminación Alicante

¿Qué es Led?

Un LED (Lighting Emitting Diode) es un diodo emisor de luz, también se le conoce como luz emitida en estado sólido (Solid State Lighting, SSL) y es el elemento central que proporciona la mejora de la eficiencia energética en las instalaciones de iluminación. Si queremos ahorrar en luz, la iluminación con LED es la respuesta. Es un semiconductor, que al ser atravesado por la corriente eléctrica, emite luz. La longitud de onda emitida (el color que percibiremos), será única, proporcionando luz monocromática y basada, sobre todo, en la composición química del material semiconductor utilizado. Habitualmente se han desarrollado LEDs con compuestos como el nitruro de galio o de fósforo para el verde y si además les añadimos arsénico, obtendremos LEDs de color rojo.

Partiendo del principio, de que la luz de un LED es monocromática, para conseguir luz blanca para interiores, existen dos procedimientos habituales:

La emisión de luz, depende de la corriente eléctrica que circula por el diodo LED, de tal forma que cuanto mayor sea la corriente, mayor será la potencia luminosa. Ahora bien, esto genera el efecto contrario, ya que la eficacia disminuirá y el aumento de temperatura provocará una reducción de la cantidad de luz, con lo que en iluminación LED, debemos prestar especial atención a limitar la corriente que circula por la unión p-n. En Ofiled equipamos a nuestras lámparas y luminarias con drivers especialmente diseñados para estabilizar la corriente eléctrica y reducir la temperatura del LED.

Flujo e intensidad lumínica led

El flujo luminoso (lumen/lm), es la cantidad total de luz emitida por segundo por una fuente de luz, dando relevancia a la sensibilidad espectral del ojo humano. El ojo humano, para enviar información captada a través de los ojos al cerebro, discrimina en función del color del objeto que se está mirando.

Los tubos fluorescentes de descarga,  tienen la llamada temperatura de flujo luminoso óptimo. Este parámetro es conveniente tenerlo en cuenta cuando comparemos flujos teóricos luminosos.

Estos tubos fluorescentes están diseñados para ofrecer un flujo luminoso óptimo a una determinada temperatura. A cada tipo de tubo le corresponde una temperatura óptima. De este modo el flujo luminoso será máximo (que es el que se publicita).

Esto ocurre porque la presión de vapor de mercurio en el interior, está condicionada por la temperatura dentro de él, y el número de átomos de mercurio,  en estado gaseoso que podrán interaccionar con los electrones liberados, serán escasos, cuando la temperatura ambiental es baja (el flujo de luz será inferior). Por contra, cuando la temperatura es superior a la que corresponde al diseño del tubo fluorescente, el número de átomos de mercurio, en estado gaseoso,  será mayor y sucederá una absorción de la energía radiada convirtiéndola en calor (y, de nuevo, el flujo luminoso será inferior).

Por debajo o por encima,  de la temperatura óptima, se producirán pérdidas importantes de flujo de luz (ineficiencia). Esta situación no ocurre con las lámparas LED, que  mantienen un flujo luminoso constante en todo el rango de temperatura de funcionamiento (de -25ºC a XXºC), consiguiendo que no se produzcan las  pérdidas que sufren los tubos fluorescentes,  por la no coincidencia entre temperatura ambiental y temperatura de optimización del flujo luminoso.

Intensidad luminosa

La Intensidad Luminosa debe tenerse en cuenta a la hora de evaluar la aplicación de una lámpara. Si el  Flujo Luminoso (los lúmenes), nos indican la cantidad de luz que emite una fuente de luz (en todas las direcciones del espacio), para determinar cómo se distribuye este Flujo Luminoso en cada dirección del espacio, es necesario conocer la Intensidad Luminosa.

Se puede definir la Intensidad Luminosa, como el Flujo Luminoso emitido por una fuente de luz en una dirección concreta. La unidad de medida de la Intensidad Luminosa son las candelas (cd) y su valor permite saber la concentración de luz que se obtendrá en una dirección determinada.

De este modo,  un haz de menor apertura, expresado en grados (º), nos permite obtener una mayor concentración de la luz producida por una lámpara y, en consecuencia, los lúmenes se concentrarán en un menor radio.

En las lámparas reflectoras, la magnitud que informa sobre la cantidad de luz irradiada por la lámpara, no es el flujo, sino la intensidad luminosa, debido a que  el reflector hace que la luz se emita en una dirección determinada.

Las lámparas LED nos permiten diseñar y utilizar ópticas,  que cubran la mayor parte de las necesidades lumínicas,  tanto funcionales como ambientales.

Clientes